Saboreando las Cervezas de Nicaragua

Nicaragua es un país increíblemente hermoso con un sinfín de oportunidades y actividades para disfrutar. Después de pasar un día de caminata a través de la selva, de excursiones a caballo en las planicies o simplemente de holgazanear en la playa bajo el sol, usted deseará algo para calmar la sed que fue acumulando a lo largo de la jornada. No es el tipo de sed que se calma fácilmente con un poco de agua, es el tipo de sed que sólo se puede calmar con una bebida como la cerveza. Por lo tanto, lo más probable es que usted vaya al bar o al restaurante más cercano para calmar esa sed.

La mayoría de los visitantes se sorprenden al ver que por lo general hay sólo dos cervezas en Nicaragua y que las importadas son difíciles de conseguir. El tipo de cerveza que a uno le gusta ha sido y será siempre una cuestión de elección personal; por lo tanto, mientras por un lado están los que afirman que las cervezas de Nicaragua son las más deliciosas del mundo, también hay otros que opinan vehementemente que son las peores que han pasado por sus gargantas. Aún así, teniendo en cuenta que algunas de las cervezas de Nicaragua se importan ahora a los Estados Unidos, no pueden ser tan malas.

Las dos principales cervezas de Nicaragua son la “Toña” y “La Victoria”. La Toña es producida por la Compañía Cervecera de Nicaragua y, por lo general, es bien recibida por los lugareños y los viajeros del exterior. Es una cerveza dorada con un sabor suave y refrescante. La Toña tiene una graduación alcohólica de 4,6 % y se la produce de acuerdo con las normas más estrictas de elaboración, partiendo de las mejores maltas y lúpulos que se encuentran tanto en América del Norte como en Europa. La Toña se vende actualmente en seis estados del oeste de Estados Unidos y existen planes para expandir este rango a otros once estados de EE.UU. Una de las cosas que hacen que la Toña sea tan popular es que constituye toda una experiencia para el paladar. Su nombre, su rico sabor y sus orígenes hacen que resulte atractiva para la mente y los sentidos del bebedor, lo cual da como resultado una experiencia plena. Su elaboración también es de alta calidad y ello se refleja claramente en el gusto de la bebida.

En una escala del 1 al 10, La Victoria tiene por lo general una calificación de dos puntos menos que la Toña, pero es una cerveza más suave y muchos la prefieren antes que su competidora. La Victoria se sirve fría en toda Nicaragua, y es ideal para calmar su sed ardiente. Por supuesto, la única manera de saber si le gusta una cerveza o no es probarla usted mismo, de modo que la próxima vez que visite Nicaragua, pruebe la Toña y la Victoria y vea cuál le gusta más.