Ahora las propiedades inmuebles en Nicaragua le ofrecen campos de golf y complejos vacacionales también

Las propiedades en Nicaragua están aumentando su valor en forma notable, a medida que cada vez más gente se da cuenta de la ventaja de invertir aquí. Las mejoras en la infraestructura en el país han ayudado a que las tierras nicaragüenses se coticen mucho mejor. La tendencia en construcción es ahora muy similar a la de Florida, o incluso a la de Las Vegas, ya que diversos inversores extranjeros están construyendo condominios al estilo de complejos vacacionales autosuficientes.

En Nicaragua se han sancionado leyes y se han puesto incentivos para atraer inversiones extranjeras. Estas leyes van desde la total exención impositiva para los negocios relacionados con el turismo (Ley 306), zonas libres de impuestos para empresas manufactureras e incentivos para jubilados extranjeros que compran propiedades inmuebles en Nicaragua para mudarse a este país. Además, se ha reducido considerablemente la burocracia, lo cual permite que muchos extranjeros inviertan en esta próspera nación.

Invertir en propiedades inmuebles en Nicaragua implica recibir cada vez más intereses, dado que los precios aquí son relativamente bajos y hay muchísimas oportunidades de crecimiento. Las propiedades frente al mar en la parte sur del país sobre la costa del Pacífico han florecido con lujosos centros vacacionales, campos de golf, clubes de playa, canchas de tenis y albercas de natación. El sol, la arena y el surfeo compiten con los greens para atraer su atención.

Los bienes inmuebles de Nicaragua ofrecen condominios a precios competitivos mientras están en construcción, y el precio ciertamente se incrementará cuando el complejo residencial se haya terminado. Los centros vacacionales y de golf ofrecen algo para cada gusto y las playas nicaragüenses son bien conocidas por sus olas y por el surfeo. Algunos complejos hasta tienen rompientes de nivel internacional dentro de sus límites, lo cual constituye un gran atractivo para los surfistas.

Un valor agregado del país radica en que al ser pequeño uno puede disfrutar la vida nocturna de Nicaragua en la capital, o en cualquiera de las otras grandes ciudades como Granada, aún viviendo en una zona alejada. Hasta la parte más austral del país está a sólo dos horas de camino. La vida aquí le ofrece lo mejor de los mundos: paz y tranquilidad con playas impolutas y despobladas, y la posibilidad de divertirse al estilo latino cuando usted lo desee. Se puede acceder a excelentes lugares para pescar, montar a caballo y realizar otras actividades. Lo mejor de todo es que los precios todavía son tan accesibles que le brindan un muy buen valor por su dinero.