San Juan de Oriente: Hogar de la mundialmente famosa alfarería nicaragüense

Compre propiedades inmuebles en Managua y aproveche su tiempo aquí en proyectos que pueden marcar una verdadera diferencia para los lugareños. A una hora de camino al este de la ciudad está San Juan de Oriente, un lugar muy conocido por su alfarería única. La elaboración alfarera no ha cambiado mucho durante los últimos 1000 años y el pueblo está habitado en su mayoría por descendientes de las tribus indígenas originarias Nahuatl, que se establecieron en la costa del Pacífico de Nicaragua hace unos cinco mil años. Los colonizadores españoles se quedaron cautivados por los alfareros indígenas del lugar, al que le dieron el nombre de San Juan de los Platos.

San Juan de Oriente es un pueblo bastante subdesarrollado en muchos aspectos y no es raro ver carros tirados por bueyes que llevan arcilla en sacos de arpillera del campo a la ciudad. La arcilla se trabaja y se cocina en hornos de adobe hechos a mano y con forma de colmena. Los ceramistas todavía usan los materiales del lugar, incluido el tague o tierra colorada, proveniente de las orillas del cercano Lago Apoyo.

Sin embargo, desde la década del noventa, gracias a una escuela taller establecida aquí con apoyo del gobierno, los ceramistas han extendido sus técnicas y la gama de productos. Los maestros ceramistas de Europa y de otros países de América Latina han participado en proyectos locales, y en la actualidad los ceramistas realizan atractivos floreros de cerámica, vasijas, platos y adornos de arcilla de estilo precolombino y con diseños más modernos. Uno puede comprar en una de las pequeñas cooperativas que existen a lo largo de la entrada de la ciudad, o en los hogares de los artesanos, quienes depliegan sus productos sobre pequeños mostradores en calles angostas. Viva de su propiedad nicaragüense y exporte a todo el mundo estas cerámicas tan preciadas.

Hay muchísimo que hacer aquí, aún si usted se ha jubilado y se ha establecido en su propiedad vecina aquí en Nicaragua. Usted puede ayudar a los niños locales a tener una vida mejor. Aaron Pick viajó a Nicaragua varias veces para trabajar con escuelas en San Juan de Oriente y ahora tiene una fundación que brinda recursos y financia proyectos edilicios escolares en San Juan de Oriente.

Se mudó aquí en 2004 de modo de poder tener una presencia constante y generar confianza en la comunidad. Es el único extranjero que vive en San Juan del Oriente y pasa sus días en tareas de desarrollo, educando y jugando con los niños. Todos los voluntarios son bienvenidos, de modo que usted puede llevar una vida reconfortante trabajando con él.