Nicaragua: Orígenes y Efectos de la Guerra de los Contras

La Guerra de los Contras tuvo lugar en la nación de América Central Nicaragua y duró aproximadamente desde 1981 a 1988. La guerra comenzó como una serie de rebeliones contra el gobierno sandinista de Nicaragua que derrocó la dictadura de Somoza en 1979. Las distintas facciones y ejércitos involucrados en la Guerra de los Contras contra los sandinistas cooperaban muy poco entre sí y en general tenían sus propios planes, lo cual dañó bastante al objetivo que tenían en común: quitarles el poder a los sandinistas. Aunque el Gobierno sandinista no era universalmente popular dentro de Nicaragua, las fuerzas de los Contras echaron a perder muchas oportunidades para poner al pueblo de Nicaragua de su parte participando en supuestas atrocidades y abusos contra los derechos humanos.

El gobierno republicano de los Estados Unidos, encabezado por el presidente Ronald Reagan, vio a los Contras como un arma útil para sacar a los sandinistas del poder en Nicaragua. Sin embargo, el Congreso y el pueblo norteamericano no compartían ese punto de vista y el gobierno vio que cada vez tenía mayores restricciones para financiar a las fuerzas de los Contras y proveerles armas. Con el tiempo, lo que ahora se conoce como el escándalo Irán-Contra se hizo público y derivó en una muy mala reputación para el gobierno de Reagan. Un curioso elenco de partes involucradas, que incluían al gobierno de Irán, al líder panameño Manuel Noriega, a traficantes de cocaína y al Coronel Oliver North, tramó un plan complejo mediante el cual Estados Unidos le vendía armas a Irán, y los fondos, así como también los fondos adicionales del tráfico de drogas, iban a parar a los Contras.

El apoyo norteamericano, tanto por encima como por debajo de la mesa, no era suficiente para inclinar el tablero a favor de los Contras, por lo que ambos bandos acordaron un cese de hostilidades en marzo de 1988, al cual le siguieron unas elecciones monitoreadas internacionalmente en 1990, donde los sandinistas fueron vencidos. Durante los últimos 15 años, Nicaragua ha hecho grandes esfuerzos económicos y es probable que haya adquirido una noción de lo que es la estabilidad política. El país ha retomado su lugar como uno de los principales destinos turísticos y en líneas generales ha tenido éxito al curar las heridas recibidas en la difícil década de 1980.