La Reserva Natural Miraflor

Cuando llegan a esta reserva tan singular, los visitantes pueden sumergirse en el hábitat natural realzado por la variada flora y fauna; usted respira profundo y exhala con suavidad el aire fresco y limpio, ligeramente perfumado por la espesura de los bosques. Repentinamente, se dará cuenta de que ésta no es una reserva común; por el contrario, estará de pie en medio de la maravilla nacional de Nicaragua: la Reserva Natural Miraflor.

A diferencia de otras reservas que haya visto o visitado, se dará cuenta de que Miraflor, ubicada a aproximadamente 30 km de Esteli, es claramente singular. Es un área que hombres y bestias comparten viviendo en relativa paz y armonía. Dentro de su territorio, encontrará que hay nueve comunidades diferentes que dependen de la agricultura y de la cría de ganado necesarias para proveer el sustento a sus familias. Si no hubiese contado con la ayuda de las fundaciones locales, como la Universidad Centroamericana (UCA), que perseveró en el mejoramiento de los cultivos ecológicos en esta área, las generaciones futuras de nicaragüenses habrían perdido esta reserva.

La UCA ha implementado varios programas en un esfuerzo para lograr que puedan autoabastecerse a través de la elaboración de productos ecológicos, como el café, que es el producto principal. Con este programa en funcionamiento, la Fundación UCA, en cooperación con los funcionarios del parque, ha dispuesto comodidades en la propiedad de los granjeros, para que los turistas puedan alojarse allí ocasionalmente. Si quisiera participar en una aventura de ecoturismo en las áreas de Miraflor, tenga presente que el alojamiento es muy sencillo, puesto que no habrá agua corriente ni electricidad en su habitación. No obstante, puede ser una buena idea para que los viajeros entusiastas experimenten la vida cotidiana de los naturales dentro de Miraflor, mientras cuentan con la oportunidad de saborear la magnífica belleza de esta reserva.

La reserva se extiende a lo largo de un poco más de 200 km cuadrados, y encontramos que hay tres climas distintivos dentro de ella: seco, moderado y húmedo. La variación en la altitud hace que las temperaturas se eleven rápidamente durante el día, pero que bajen de manera abrupta cuando cae la noche. Estar bien preparado les garantizará a los viajeros de turismo aventura una estadía muy cómoda.

Miraflor también ofrece una serie de actividades al aire libre, como caminatas y senderismo alrededor de las plantaciones de café y paseos informales a través de fragantes praderas y campos de cultivo. Los amantes del avistamiento de aves que deseen saciar su avidez descubrirán que este es un destino de primera clase, mientras deambulan entre cataratas, cuevas, cerros y lagunas. Sin embargo, lo que deseen un auténtico viaje de turismo aventura en Nicaragua pueden contratar guías a caballo para explorar la reserva y así disfrutar de este día al visitar algunos de los lugares de más difícil acceso, donde se realizan excursiones bajo la bella luz de la luna y de las estrellas rutilantes, que dejarán un recuerdo imborrable de la Reserva Natural Miraflor de Nicaragua.