La Reserva del Volcán Mombacho en Nicaragua indica el camino para el turismo ecológico

Nicaragua tiene un potencial tremendo para convertirse en uno de los centros de turismo ecológico más importantes, debido a la abundancia de riqueza natural que hay en el país. Los largos trechos de la costa este y las numerosas islas en los lagos y el mar no están habitados. Es posible desarrollarlos con cuidado de modo que no se dañe el entorno natural y el ecosistema. Nicaragua espera recibir inversión extranjera a gran escala para desarrollar sensiblemente su potencial.

El país es rico en biodiversidad con selvas tropicales, zonas montañosas y cadenas de volcanes. Tiene setenta y siete regiones protegidas, incluidas veintitrés reservas naturales de propiedad privada. En total, el área protegida representa el 18% de la superficie del país. Los turistas tienen acceso a reservas privadas tales como Miraflor, que ofrecen un panorama de cómo se puede lograr un desarrollo exitoso y rentable. Una visita a cualquiera de ellas es una experiencia digna de ser disfrutada, rica en una variedad de proyectos para la protección del medio ambiente que ayudan a la economía y que traen riqueza para los lugareños.

El país tiene un cantidad innumerable de recursos naturales, incluidas miles de variedades de plantas y criaturas acuáticas, que van desde los anfibios y los peces hasta los reptiles y los moluscos. Los bosques son un verdadero paraíso poblado, con miles de insectos, aves y mamíferos. Los campesinos dependen de los recursos naturales de su región para subsistir, pero una vez que el turismo ecológico se desarrolle a gran escala en Nicaragua, podrán acceder a empleos y ganar bien en trabajos orientados hacia el turismo, dejando intacta la riqueza natural.

La Reserva del Volcán Mombacho cerca de Granada se encuentra entre los pocos bosques nublados de las planicies del Pacífico nicaragüense. Aquí funciona un centro biológico y los visitantes pueden realizar visitas guiadas con los biólogos que trabajan en el lugar. La salamandra mombacho es un reptil exclusivo de la reserva; en ningún otro lugar del mundo podrá verlo en su hábitat natural. También se permite acampar en la reserva. La experiencia de caminar a través de bosques cubiertos de neblina es vigorizante, y uno se da cuenta rápidamente de la vital importancia que tiene preservar la herencia natural del mundo para las generaciones venideras. A menos que Nicaragua comience a actuar ahora, muchos de sus preciosos recursos se perderán para siempre.